Certificados de Georreferenciación

La Ley 13/2015 obliga a presentar para la inscripción  o modificación de datos registrales un certificado de Georreferenciación. El objeto de estos certificados es unificar la información entre el Catastro y el Registro

¿Por qué tengo que georreferenciar mi finca?

Hay varios motivos importantes para realizar una georreferenciación de nuestra finca, solar o vivienda.

Antes podíamos registrar nuestra finca en notaría tan solo dando el número de polígono y parcela, de esta manera la finca quedaba registrada a todos los efectos. ¿ Qué ha ocurrido? Que de una misma finca podía haber hasta tres medidas diferentes. Una superficie en Catastro, otra en Registro y otra en la medición topográfica realizada por un técnico topógrafo.

Por eso a partir de La Ley 13/2015 se obliga a presentar para la inscripción  o modificación de datos registrales un certificado de Georreferenciación. El objeto de estos certificados es unificar la información entre el Catastro y el Registro y que las superficies y coordenadas sean las mismas en las dos administraciones. Con esto se consigue registrar en el espacio de manera unívoca; es decir le confiere una localización geográfica única, definida por unas coordenadas geográficas en un sistema determinado. Dichas coordenadas permiten volver a marcar en el terreno los límites de la parcela una vez pasado el tiempo y aunque hayan desaparecido mojones, estacas u otros elementos que definieran la parcela en el pasado.

También es obligatorio georreferenciar un finca cuando la diferencia de superficie entre la realidad y la que marca en catastro sea superior al 10%.

Una vez realizada la modificación ya nos podemos quedar tranquilos porque nuestra finca podrá ser marcada y localizada en el futuro sin sufrir ninguna modificación.